Un corte mas…

•abril 27, 2009 • Dejar un comentario

cada dia parece un corte profundo en mi carne,

una oscuridad que no te deja ver,

un miedo que te carcome y no te deja ser

algo que te dice que no vales la penas,

que a nadie le importas realmente,

que nadie puede amarte

y en lo mas hondo crees que es cierto,

y mueres,

mueres un poco mas por dentro,

enamorandote de quien no debes,

enamorandote de fantasmas,

o de la persona que no deberias,

y sin embargo te sientes tan… sin valor,

que crees que ella no te poodra querer

entonces aceptas tu dolor,

y solo deseas su felicidad,

tratas de que sea feliz,

que no note lo que sientes,

por que sientes que la perderias

y la vez feliz,

y desearias poder decirle todo lo que sientes,

pero te lo guardas,

y te dices que es mejor asi,

que tu no tienes nada que ofrecer,

y al final solo la vez irse con alguien mas,

y le deseas lo mejor,

aunque en el fondo la quieras tanto que duele,

un corte mas en ti,

que mas da,

ya son muchos,

tantos que ya no sabes donde termina uno y empieza otro,

y sin embargo sigues arrastrandote,

esperando el momento,

deseando que ella se de cuenta,

y todo cambie,

todo lo que soñaste,

pero aun asi no te a treves

y prefieres seguir oculto en las sobras,

repitiendote…

es mi regalo, mi maldicion y al final mi mas grande error…

Anuncios

¿Que haces?…

•febrero 23, 2009 • Dejar un comentario

¿¿¿Que haces cuando sientes que no vales nada???

¿¿¿Que haces cuando amas demasiado a una mujer y esta solo te ve como un amigo???

¿¿¿Que haces caundo sientes que no le importas a nadie???

¿¿¿Que haces cuando lo unico que quieres es desaparecer y piensas que a nadie le importara???

¿¿¿Que haces cuando el dolor es tan grande que te aprieta el pecho y no te deja respirar???

Demasiadas preguntas sin respuestas, demasiado dolor vivido, no se que sea, pero estas son algunas preguntas que me han atormentado por mucho tiempo, a veces mas a veces menos, lo unico que se es que siempre regresan, espero un dia poder contestarlas, pero como lo veo no es algo muy probable.

Se que tengo muchas cosas de que estar agradecido y lo estoy, solo que en ocaciones siento que no voy a ningun lado, que solo sigo en el mismo lugar sin moverme, sin crecer, sin hacer algo con mi vida.

A veces quisiera saber a que vine a este mundo, saber por que siento de la forma en que lo hago, si hice algo mal en mi vida pasada y ahorita estoy pagando el precio, por que si es asi, lo acepto y lo pago con gusto.

Pero tal vez es mejor no saberlo, la vida en si consiste en encontrarse a uno mismo, amarse para despues poder amar a alguien mas.

Un dia espero voltear y ver que todo este dolor no era mas que el preambulo de algo muy bello, pero mientras eso pasa usare la frase de Nelson de los Simpsons:

“Prefiero llorar en el oceano, por que solo ahi mis lagrimas parecen insignificantes”

Hola de nuevo…

•enero 21, 2009 • Dejar un comentario

Ya tiene rato que no escribo por aquie, muchas cosas han pasado algunas buenas, otras muy buenas y como todo para un buen balance tambien estan las malas, tal vez mas adelante les cuente algunas, pero por ahorita solo les dejo un link de un programa que encontre para bajar de sitios como megaupload, aunque dice que funciona para rapidshare tambien, pero en esta me marca error, asi que si alguien logra hacerlo que me avise jejejeje.

El programa es el RapGet y pa bajarlo vayan aqui

y para probralo les dejo una pagina donde hay anime, pelicula y series pa descarga directa El cofre pirata

Bueno espero les sirva, nos vemos en la prox

Saludos.

El seminarista de los ojos negros

•octubre 4, 2007 • 1 comentario

Desde la ventana de un casucho viejo

abierta en verano, cerrada en invierno

por vidrios verdosos y plomos espesos,

una salmantina de rubio cabello

y ojos que parecen pedazos de cielo,

mientas la costura mezcla con el rezo,

ve todas las tardes pasar en silencio

los seminaristas que van de paseo.

 

Baja la cabeza, sin erguir el cuerpo,

marchan en dos filas pausados y austeros,

sin más nota alegre sobre el traje negro

que la beca roja que ciñe su cuello,

y que por la espalda casi roza el suelo.

 

Un seminarista, entre todos ellos,

marcha siempre erguido, con aire resuelto.

La negra sotana dibuja su cuerpo

gallardo y airoso, flexible y esbelto.

Él, solo a hurtadillas y con el recelo

de que sus miradas observen los clérigos,

desde que en la calle vislumbra a lo lejos

a la salmantina de rubio cabello

la mira muy fijo, con mirar intenso.

Y siempre que pasa le deja el recuerdo

de aquella mirada de sus ojos negros.

Monótono y tardo va pasando el tiempo

y muere el estío y el otoño luego,

y vienen las tardes plomizas de invierno.

 

Desde la ventana del casucho viejo

siempre sola y triste; rezando y cosiendo

una salmantina de rubio cabello

ve todas las tardes pasar en silencio

los seminaristas que van de paseo.

 

Pero no ve a todos: ve solo a uno de ellos,

su seminarista de los ojos negros;

cada vez que pasa gallardo y esbelto,

observa la niña que pide aquel cuerpo

marciales arreos.

 

Cuando en ella fija sus ojos abiertos

con vivas y audaces miradas de fuego,

parece decirla: —¡Te quiero!, ¡te quiero!,

¡Yo no he de ser cura, yo no puedo serlo!

¡Si yo no soy tuyo, me muero, me muero!

A la niña entonces se le oprime el pecho,

la labor suspende y olvida los rezos,

y ya vive sólo en su pensamiento

el seminarista de los ojos negros.

 

En una lluviosa mañana de inverno

la niña que alegre saltaba del lecho,

oyó tristes cánticos y fúnebres rezos;

por la angosta calle pasaba un entierro.

 

Un seminarista sin duda era el muerto;

pues, cuatro, llevaban en hombros el féretro,

con la beca roja por cima cubierto,

y sobre la beca, el bonete negro.

Con sus voces roncas cantaban los clérigos

los seminaristas iban en silencio

siempre en dos filas hacia el cementerio

como por las tardes al ir de paseo.

 

La niña angustiada miraba el cortejo

los conoce a todos a fuerza de verlos…

tan sólo, tan sólo faltaba entre ellos…

el seminarista de los ojos negros.

 

Corriendo los años, pasó mucho tiempo…

y allá en la ventana del casucho viejo,

una pobre anciana de blancos cabellos,

con la tez rugosa y encorvado el cuerpo,

mientras la costura mezcla con el rezo,

ve todas las tardes pasar en silencio

los seminaristas que van de paseo.

 

La labor suspende, los mira, y al verlos

sus ojos azules ya tristes y muertos

vierten silenciosas lágrimas de hielo.

 

Sola, vieja y triste, aún guarda el recuerdo

del seminarista de los ojos negros…

 

Miguel Ramos Carrión

Miedo…

•junio 25, 2007 • 1 comentario

Que pasa cuando ya no quiero seguir aquí, cuando ya nada importa y lo que importa no lo puedo tener??? O tal vez es solo cuestión de percepción, esa percepción que cambia con cada evento que vivimos, sin importar si fue bueno o malo.

Ahorita me siento asi, no me importa nada solo quisiera irme muy lejos, cuantas veces no he querido tener un par de alas para volar muy lejos de todo, de ese dolor que siento, de ese sentimiento que me comprime el alma.

Pero no puedo hacerlo, tengo que seguir luchando contra el para que no me posea, para que no se convierta en lo que soy, no quiero dejarlo. Quiero saber por que esta ahí, que es lo que lo hace aparecer de la nada, cuando todo parece estar bien??? Que es lo que me lleva de nuevo a el??? Y por que sin importar lo que haga sigue ahí???

No lo quiero, no quiero que siga ahí, pero se que para poder borrarlo tengo que entenderlo primero y ese es el problema, por un lado quiero entenderlo pero hay otra parte de mi que no quiere, que le tiene miedo, aunque se que si la caída es muy grande, se que podría levantar y si necesito ayuda también se que tengo amigas que me ayudaran a levantarme.

Pero aun ahora, después de todo no se que hacer…

Consejos sanos…

•marzo 15, 2007 • Dejar un comentario

 
 

  • El hombre que comparte sus éxitos con los que lo rodean tendrá una vida doblemente dichosa.
  • Mientras mas personas defectuosas conozcas, mejor: porque aprenderás y te corregirás.
  • En las situaciones difíciles es donde realmente se ponen a prueba nuestro carácter y capacidades.
  • Hacer el bien contra la voluntad de muchos, hace que nuestra acción sea no solo generosa, sino valiente.
  • Los consejos de aquellos que ya han conquistado el triunfo debemos de conservarlos como joyas valiosas.
  • Todo nuevo conocimiento que se adquiere en la vida, lleva con el la obligación de enseñárselo a otros.
  • Honremos a Dios todos los días, entregándonos por entero, ayudando a nuestro prójimo con amor y sabiduría.

 
 

Saludos =)…

Sin manual de instrucciones…

•marzo 9, 2007 • Dejar un comentario

Este es un texto que una amiga me paso y que me parecio muy bueno asi que se los dejo para que desapendejen un poco de esta realidad que nos toco jejejeje.

Cuando se te dio el regalo de la vida, se olvidaron de darte un manual de instrucciones. Algunos no lo necesitan. Pero a otros se le ha dado equivocado. Estos últimos ven la vida como algo que los angustia, llena de ansiedad, de miedos y deseos. Esto es el resultado del manual que les ha proporcionado su cultura.

No es la naturaleza la causa del sufrimiento, sino el corazón del hombre lleno de deseos y de miedos que le inculca su “programación” desde la mente.

La felicidad no puede depender de los acontecimientos. Es tu reacción ante los acontecimientos lo que te hace sufrir.

Naces en este mundo para renacer, para ir descubriéndote como un hombre nuevo y La atracción que brota de nosotros no es amor. Eso que llamamos amor es un gusto por si mismo, un negocio de toma y da, y de condicionamientos:
“tanto como me ames te amare”. Es una dependencia, una necesidad de lograr una felicidad que nos reclama desde dentro (porque nosotros somos felicidad y hemos nacido para ser felices), pero nuestra propia inseguridad
hace que la reclamemos al exterior y lo hagamos con exigencias, compulsivamente y con miedo de que se escape. Lo manifestamos con un deseo de posesión, de controlar al otro, de manipularlo, de apegarnos a el, por la ilusión de creer que, sin el, ya no podemos ser felices.

El amor de verdad es algo no personal, pues se ama cuando el yo programado no existe ya. Esforzarme por ver como eres tu y comprenderte y aceptarte, tal cual eres: eso es el amor.

Esto no excluye que tenga preferencias. Yo prefiero la relación con personas determinadas porque esa relación es más gozosa, pero esa preferencia ha de dejarme libre para gozar con la amistad de los demás…abrirte a todas las personas y a la vida.

Y cuando amas, no hay nada mas fácil que perdonar a las personas que todo el mundo rechaza y no porque no veas sus fallos, sino precisamente porque los ves como realmente son, de donde proceden y como se parecen a los tuyos, que ya tienes aceptados. Aceptas también no tener razón, escuchando las razones de los demás con interés. Y, sobre todo, sabes responder al odio como amor, no porque te esfuerces en ello, sino como milagro de la comprensión del amor verdadero, que ve a la persona tal cual es.

Estas son las tres señales de estar despierto:

Perdonar, aceptar y responder ante todo con amor.

¡Cuánto tendríamos que aprender si pudiéramos pasar una hora o veinte minutos, con el yo que seremos!
¡Cuánto tendríamos que decirle al yo que fuimos!

Espero que les haya gustado…

Saludos =)…